Uno de los principales problemas de tener un arenero dentro de casa son los antihigiénicos restos de arena. Éstos pueden contener fácilmente restos de heces y orina. Aparecen dentro y fuera de la caja de  arena. Una vez salen, comienzan un largo viaje por toda la casa y en su camino se encuentran inevitablemente con tu pequeñ@. El resultado, partículas de heces y orina entre sus manos que tarde o temprano irán a parar a su boca.

LOS 3 TRUCOS PARA PARA MANTENER AL PEQUE ALEJAD@ DE LA ARENA DE GATO

Limpiar diariamente el arenero no acaba con el problema. La arena contaminada seguirá estando dentro y fuera de la caja. La solución, algo más sencilla.

  1. Separa la zona donde esté situada la caja de arena. Búscale una nueva ubicación de difícil acceso para tu benjamín o benjamina (como por ejemplo detrás de separadores, tendederos o incluso tumbonas) o en altura (como en el fondo de unos estantes que apenas utilices o poco aprovechados).
  2. Comprueba que tu gato esté cómodo con el cambio. Generalmente agradecen que su arenero esté en una zona privada. Pasará a ser su zona VIP.
  3. Mantén limpio el entorno de la caja utilizando una alfombra atrapa arena de doble capa. De este modo evitarás tener que barrer y limpiar continuamente toda la casa.

Con estos 3 sencillos trucos será más fácil alejar a tus exploradores de las bacterias y disfrutar a tope de sus momentos de juego con el tigre de la casa.

En Emukka fabricamos nuestra propia alfombrilla atrapa arena, un accesorio ingenioso que simplifica tu día a día. Clica en el recuadro y descúbrelo.

 

 

 

Photo by Minnie Zhou

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *